martes, 19 de abril de 2011

RECRECIDOS MOLDE


Hace un par de entradas del blog, hable un poco de cómo termoconformar y adaptar el polipropileno para la realización de unas ortesis. Una de las complicaciones que tiene el polipropileno a la hora de trabajarlo, como os comente, es que no se puede volver a calentar y adaptarlo al pie del paciente, como en la resina. Por eso, este es uno de los inconvenientes por lo cual este material no gusta a muchos compañeros.


Por eso para solventar esta carencia que tiene el polipropileno, se debe preparar bien el molde de escayola realizándole recrecidos en el molde, estos se pueden hacer por varios motivos:

Ya sea, porque al tomar el molde se nos ha quedado un ALI o ALE demasiado alto y le pueda molestar al paciente.

Otro motivo puede ser que las ortesis sean para hacer deporte y necesiten que le realicemos un recrecido en el ALI para así minimizar el aumento de impactos de la ortesis en esta zona causados por la práctica de dicho deporte.

Y por último, en pacientes con pies cavos, es conveniente también realizarles un recrecido en el ALI, ya que al tener pocos momentos pronadores, si les colocamos un material duro como el polipropileno en cual le contacte la plantilla completamente con el ALI del paciente, le limitaremos esos pocos momentos pronadores.
Un ejemplo es el de esta paciente con un pie cavo, la cual presenta una fascitis plantar, y decidimos realizarle una ortesis plantares de polipropileno de 2 mm con talonera corta de 5mm para la retracción y el equino de antepié que presenta.


Un vez visto el molde, decimos realizarle recrecidos en el ALI (para no limitar los momentos pronadores) y en el ALE (para que no moleste la prominencia que tiene).
ALI del paciente muy alto
Recrecido con escayola del ALI

Recrecido del ALE

Recrecido desde una vision plantar


Acabado vision lateral

Acabado vision medial

Ortesis acabadas


Adaptacion de la ortesis. Fijaos el espacio que queda entre el ALI del paciente y el de la plantilla

 
 
Para terminar deciros que lo más seguro que la semana que viene no cuelgue ninguna entrada nueva ya me tomare unos días de descanso.


Un saludo para todos y que disfrutéis de vuestros días de vacaciones.

lunes, 11 de abril de 2011

FOOT POSTURE INDEX

El Foot Posture Index (FPI) o Índice de Postura del Pie (IPP) es una herramienta clínica diagnóstica, cuya finalidad es cuantificar el grado de posición neutra, pronada o supinada del pie. Esta fue descrita por el Dr. Anthony Redmon en 2005 y traducido al español por: Pascual R, García J, López P, profesores de la Universidad Miguel Hernadez de Alicante.

El objetivo es realizar un método simple de puntuación de 6 factores de la postura del pie por medio de un resultado simple y cuantificable.

Todas las valoraciones se han realizado con el paciente en bipedestación en posición relajada con la base de sustentación y el ángulo de progresión en estática y apoyo bipodal.

Mide y cuantifica la posición del pie en estática y en los tres planos (retropié, mediopié y antepié) y es una prueba validada, de las pocas o por no decir la única que existe en podología.


Os pongo para descargar el articulo traducido donde explica muy gráficamente y con muchas imágenes el  Indice Postural del Pie pero si queréis conseguir el artículo de Redmon original del Foot Posture Indexen ingles también lo tenéis.

Pero en resumen, para identificar los criterios más apropiados para el Foot Posture Index (FPI) se siguieron los siguientes condicionantes:


1. La medición debe ser fácil de realizar.

2. Buena relación tiempo eficacia.

3. Las mediciones no deben depender del coste tecnológico.

4. Los resultados de la medición deben ser de simples.

5. Valoración de cada campo por medio de un número.


Los seis criterios clínicos empleados en el FPI son:

1. Palpación de la cabeza del astrágalo.

2. Curvatura supra e inframaleolar lateral.

3. Posición del calcáneo en el plano frontal.

4. Prominencia de la región talo navicular.

5. Congruencia del arco longitudinal interno.

6. Abducción \ aducción del antepié respecto al retropié.


Aplicación de los criterios en escala numérica:

 
Neutro = 0

Claros signos de supinación = -2

Claros signos de pronación = + 2


Valores de referencia de la puntuación final:

- Normal= O a +5

- Pronado = +6 a +9

- Altamente Pronado = +10 a +12

- Supinado = -1 a - 4

- Altamente Supinado = -5 a -12


Limitaciones del Foot Posture Index:


- No es una herramienta diagnóstica, sino clínica.

- No nos ayuda a la hora de pautar un tratamiento.

- La validez de la prueba en edad infantil no está validada.

- La dominancia planar no permite un resultado homogéneo.

Para concluir, este test, me parece muy interesante, ya que es de los pocos test validado en podología, queriendo decir esto que nos puede servir para utilizarlo en estudios científicos, pudiéndolo comparar con otras variables. Como por ejemplo en este articulo en el cual compara la posición del pie con el hallux limitus estructural (Articulo), pero siempre que sea estática, ya que solo sirve mide así la posición del pie.
 
Ah!, se me olvidaba, os pongo bibliografia adicional sobre el tema por si alguien está interesado y quiere indagar más…..saludos.

martes, 5 de abril de 2011

POLIPROPILENO Y “FUSION TEST”

En la entrada que dedique a las resinas, en uno de los comentarios que hicieron, me pedían si podía hacer una entrada igual a esa, pero sobre el Polipropileno, ya que le costaba un poco dominarla la técnica…pues aquí va.


El polipropileno es un termoplástico duro de características muy similares a las de los polietilenos, pero más flexible que estos, confiriéndole la posibilidad de contener sin atrofiar. Tiene mucha resistencia a la tracción y al choque, poco peso y bastante dureza. Sus características mecánicas se asemejan mucho a las de los tejidos articulares. Buena resistencia química a la humedad y el calor. Se emplea mucho también para la elaboración de férulas, además de plantillas.

El trabajo con este material es algo complicada por su estrecho margen de temperatura de moldeo y por lo delicado cuando está caliente ya que pueden aparecer arrugas y burbujas con facilidad. Se reblandece a 95-100 ºC y se hace moldeable a 180-200 ºC. Los fabricantes recomiendan como media de temperatura 180 ºC y 3 minutos de calentamiento por cada milímetro de espesor, pero yo no me fiaría mucho de esta media. Se suministra en placas de 2, 3 y 4 mm de grosor.
Las indicaciones generales de este material al ser de gran dureza, es para contener grandes momentos pronadores o supinadores, o para el resto de los pacientes, excepto, para pacientes diabéticos y postquirúrgicos, ya que para este grupo es un material demasiado duro.

También es el material de elección para la realización del Medial Heel Skive (ya explicado en el blog) y de las ortesis funcionales.

Además también se le pueden poner más añadidos fusionando entre sí el polipropileno, conocida esta técnica como el “Fusion Test”, pudiendo así de forma similar a como se hace en la resina, reforzar el ALI o ALE, colocar elementos estabilizadores, etc…

Ahí van paso a paso una serie de fotos de cómo se realiza una ortesis de polipropileno con un elemento estabilizador de polipropileno.

1. Dibujamos el patrón de la ortesis, este hay que hacerlo algo más ancho y largo que para la resina, ya que el polipropileno cuando se caliente tiende a encoger un poco.


2. Colocamos el material en el horno y un pequeño truco para saber cuando el material está listo es fijarse en el color y transparencia del mismo, ya que el polipropileno en estado sólido presenta un color blancoopaco, pero al calentarlo su aspecto se hace vitreotransparente.

3. Yo coloco una gasa encima del molde para proteger al polipropileno y no se ensucie de escayola.

4. Luego con el vacum hasta que tocamos la membrana y está fría.

5. Pulimos

6. Por último la estabilizamos a nivel de retropié, en esta caso con una fusionado de polipropileno de 3mm, para que el elemento estabilizador tenga más dureza y resistencia.

La única pega que tiene este material es que su estrecho margen de temperatura de molde hace que tengamos que tener especial cuidado a la hora de calentarlo y termoconformarlo ya que nos puede quedar el poli demasiado calentado y luego la ortesis se colapsa con más facilidad y si lo calentamos poco que no se termoconforme bien. También al no poder rectificarse una vez termofusionado no se pueden hacer rectificaciones, como en la resina, por eso hay que tener especial cuidado con el molde positivo y realizarle recrecidos o modificaciones antes de adaptar el poli, ya que una vez fusionado no se puede hacer nada.

Espero que os haya sido de utilidad esta entrada para los que no conocéis bien el polipropileno y os sirva para no tenerle tanto miedo a la hora de trabajarlo. Referente al “Fusion Test”, realizare más adelante alguna entrada sobre esta técnica y todas las opciones que da.